jueves, 17 de septiembre de 2009

DEJA AQUÍ LA ESPERANZA


No quisiera que la vorágine que nos envuelve ahogara la esperanza. El mundo está dando sobradas pruebas de que para muchos no hay esperanza.
El universo más íntimo a veces se inunda de desesperación, ahogo y desaliento.
No quiero que la turbulencia que nos acorrala estrangule la esperanza. Hay realidades que no volverán pero hay recuerdos que nunca se irán.
Perdonad que se me haya adelantado la nostalgia.
Queridos seguidores de este blog, deseo… quiero compartir con vosotros y con vosotras este poema, ‘Deja aquí la esperanza’, de Juan Carlos Abril recogido en su libro Crisis (Pretextos, 2007).

Una vereda donde brotan hierbas
– ¿una serpiente que ha silbado
sólo dentro de mí? –

arrastra un eco insoportable…
Se perderá hacia allá, señalas,
con el mundo que la ha creado

en participio fértil – impregnándose
por contaminación – o falsa analogía:
no admite explicaciones; no deriva el olvido,

pero nadie pronunciará tu nombre.