sábado, 21 de noviembre de 2009

EL POLIZÓN DESNUDO

El polizón desnudo (El Gaviero Ediciones, 2009) es una obra miscelánea donde se mezcla el verso con la prosa, la poesía con el relato, en una indagación sobre la materia humana donde las preguntas son en sí la prueba de cómo la voz del poeta denuncia todo lo que huele a falsedad.
Anoche tuve ocasión de asistir a la presentación de este bello libro de la mano del poeta Miguel Ángel Contreras y de su autora, la poetisa almeriense Ana Tapia. Los miles de libros que poblaban las estanterías de la librería Picasso fueron testigos de la fuerza expresiva que encierra El polizón desnudo.
Esta especie de cuaderno de bitácora es una exploración antropológica de lo que es y representa el ser humano y los lugares que habita. Ana Tapia indaga, como intrépida antropóloga que es, a veces en tono de denuncia y otras sorprendida, por realidades distintas contenidas en la geografía humana cercana y remota, y en las ciudades que la rodean.
En esta exploración de antropóloga, la autora no sólo mira con visión crítica hacia lo más cercano sino también a lugares recónditos. A cualquier lugar que sea capaz de atrapar su sensibilidad y compromiso, sin que ello le impida volver la mirada a lo que está próximo.
Con esta obra, Ana viaja como polizón en las bodegas de la curiosidad por la historia y las realidades antropológicas del ser humano. Un recorrido que discurre entre los recuerdos de su niñez y las sensaciones que le provoca el mundo más cercano.
La lectura de poemas por parte de la autora, como ‘Crónica del desquite’ o ‘Apuntes sobre el corazón de Margaret Mead’, difundidos por los estantes de la librería estuvo acompasada por las interpretaciones musicales del grupo Morgana. Un excelente complemento a la brillantez del acto.
Seguramente muchos de nosotros nos sentiremos también como polizones en los múltiples viajes por la imaginación que su autora, en las páginas de este libro, nos propone.

2 comentarios:

juan dijo...

Con este comentario dan ganas de leer pronto este libro.

Antonio dijo...

El libro denota que estamos realmente frente a una gran poeta.