jueves, 22 de abril de 2010

EL VELO DE LA DISCORDIA*

La escuela otra vez en el punto de mira de la polémica. Habitualmente es noticia para lo malo, y menos para las muchas cosas buenas que ocurren en el interior de ella.
En estos días estamos asistiendo al conflicto generado en el instituto ‘Camilo José Cela’ de Pozuelo de Alarcón por el uso del ‘hiyab’ por parte de una de sus alumnas, Najwa Malha.
Me apena que la escuela se tenga que ver inmersa en situaciones de este tipo que no favorecen ni su imagen ni la labor que se hace en ella. Como cuando se produce una agresión o cualquier otro incidente que pronto gana espacio en los medios de comunicación. Pero ésta es la realidad que nos ha tocado vivir.
La negativa del Consejo Escolar de este instituto ha abierto un debate sobre el derecho a la educación y la libertad religiosa. Ya hay quien se ha posicionado en este asunto: los que piensan que debe prevalecer la norma dictada en el centro y los que consideran que el derecho a la educación y la escolarización debe primar sobre la anterior.
El respeto a las creencias personales es un principio básico de convivencia y democracia. Sin el respeto a las formas de pensar y de creer de los demás romperíamos una de las reglas básicas de la democracia.
Por otra parte, el ejercicio de la autonomía organizativa de los centros no es una carta blanca para determinar lo que se antoje. La autonomía de los centros educativos, que es un derecho regulado en las leyes de nuestro sistema educativo, no les arroga la potestad de dictar cualquier norma. Las que se dicten en los reglamentos no pueden entrar en contradicción con las normas de rango superior.
La libertad religiosa y el derecho a la educación, que pudieran estar infringiéndose con dicha norma en este instituto, tienen rango constitucional y están reconocidos en nuestro ordenamiento legislativo.
No siempre ponemos la suficiente reflexión y sensatez en nuestras decisiones. ¿Qué ocurriría si un chico o una chica, por mor de los tratamientos de quimioterapia, pierden su pelo y necesitan cubrir su cabeza con una gorra o un pañuelo? Me parece correcto que se cuiden las formas de estar, de vestimenta y decoro en un centro educativo. No obstante, existen salvedades, y el pañuelo de la chica que ha sufrido un tratamiento de quimioterapia o la chica que usa el ‘hiyab’ son la excepción que confirma la regla.
Diferente es que tratándose de un centro público, éste manifestara en su reglamento o mediante la exhibición pública de símbolos religiosos, su confesionalidad o hiciera propaganda de una determinada confesión religiosa.
Y después de todo esto no nos faltan las contradicciones. En una sociedad laica como la nuestra abrimos las puertas de la escuela para impartir clases de religión y, sin embargo, entramos en discordia con una chica que pudiera llevar un velo en la cabeza o un chico que llevara un crucifijo colgado al cuello.
Este asunto, que está despertando tanta curiosidad, no debería ser la ‘guerra’ de la escuela en España. Hay otras cuestiones en la educación sobre las que deberíamos emplear mejor nuestras energías.
* Este texto ha servido de base para un artículo publicado, con el mismo título, en Ideal, 27/04/2010

4 comentarios:

coco dijo...

Y seguimos sin pacto por la educación con la falta que hace.

Tienes mucha razón en tus reflexiones sobre el sistema educativo y su organización. Es natural porque tu conoces bien el tema y puedes hablar sobre él con sabiduría y razón.Pero yo, que solo puedo hablar como antigua alumna y madre de antiguos alumnos, seguramente erraré cuando piense que ese sistema de Consejos Escolares, con padres, madres, niños y educadores disponiendo como y que se tiene que hacer en el colegio,eso no puede dar buen resultado, creo yo, demasiadas voces y muchas de ellas sin conocimientos suficientes. Lo siento mucho pero no estoy de acuerdo con eso, una buena dirección profesional, que lleve a cabo las normas que a nivel general se dispongan desde un Ministerio y menos meter las manos todo el mundo ¿Que es eso de que en ese Centro se hace así y en el otro de otra manera? ¿Por qué?¿Eso no es discriminatorio?.

El velo no se lo va a quitar la chiquilla porque lo prohíban, en todo caso al contrario, lo va a tomar como asunto vital. El velo y lo que significa se lo tiene que quitar la educación que en ese colegio le den, las luces que le enciendan con sus enseñanzas los educadores y el ejemplo de libertad y respeto que le dé el sistema y con él la sociedad.
El crucifijo o la medalla que lleve el niño puestos tampoco. EL Centro es el que no debe de tener ni velos, ni crucifijos, pero los niños que lleven lo que quieran y cuando sea mayores que estén preparados para ponerse o quitarse lo que les parezca bien según su razón les dicte.

Antonio dijo...

Coco, muy interesantes reflexiones.
Sobre todo la que dice que el velo se lo quitará la educación, las luces y la libertad, no la imposición.
A mí me preocupa que con todo este asunto lo único que hagamos sea confundir a una chica de 16 años.
Saludos.

coco dijo...

Enhorabuena por el artículo que te publica ideal hoy, es muy completo.

Seguramente salió de Ideal antes de que se produjera la noticia de la actuación del Consejo escolar del Colegio San Juan de la Cruz de Pozuelo, que se reunieron a toda prisa la noche del domingo para crear una norma interna anti-velo "ad hoc".¡Se han debido de quedar en la Gloria!, y ahí es donde yo voy cuando digo que no se le pueden dar prerrogativas de esa clase a todo el mundo,que cuatro pelagatos no pueden reunirse y decidir lo que tienen que hacer los demás, que no, que todavía estamos en la era de las normas y la autoridad, que primero hay que educar de verdad y después recoger los frutos. Pero hoy no es ese día.

Y a propósito de las noticias, todavía no he visto a la madre de la niña en ninguna foto ¿Solo tendrá padre la chiquilla?

Antonio dijo...

Gracias por tu generosa apreciación del artículo de Ideal. Efectivamente, el artículo ya estaba enviado antes de que se produjera el esperpento de instituto San Juan de la Cruz, corriendo a toda prisa para introducir una norma que cerrara la puertas a esta chica.
Hoy he estado en un instituto de Loja donde hay una chica que va con velo. He preguntado al director si hay algún problema con el resto de compañeros. Ninguno. Entonces, ¿por qué crear un problema donde no lo hay?