martes, 25 de octubre de 2011

¡DEJEMOS EN PAZ A LA EDUCACIÓN!

Los vídeos electorales que se graban como propaganda en las campañas suelen estar dotados de un alto grado de irresponsabilidad y altas dosis de demagogia. La distorsión de la realidad es lo que les caracteriza.
Hemos tenido ocasión de apreciarlo en cada campaña electoral en nuestro país, por iniciativa de casi todos los partidos políticos.
En la que se nos viene encima con motivo de las elecciones del 20-N por lo pronto el foco parece estar mirando a la educación.
En este sentido estamos viviendo un inicio de curso vergonzoso por parte de la clase política.
Se está utilizando a la educación como arma arrojadiza y con una falta de cordura preocupante.
En algunas comunidades autónomas, lideradas por Madrid, sus responsables políticos han sido tan atrevidos como insensatos cuando han mirado a la educación y a los recursos puestos en ella como solución para aliviar los déficits presupuestarios.
Al hilo de ello, en toda la protesta que se ha suscitado asimismo se están anteponiendo argumentos fáciles y poca reflexión para referirse a la educación pública y a la educación privada.
No olvidemos que existe un precepto constitucional y muchas otras razones, algunas de las cuales expongo en una entrada anterior de este blog (3 de octubre), para no ser tan ligeros a la hora de entablar esa confrontación entre escuela pública y privada.
La realidad educativa de nuestro país va más allá de una absurda, artificial, interesada y demagógica confrontación entre la educación pública y la privada. Personalmente visito zonas educativas donde no existen centros públicos para albergar a toda la población escolar del barrio. La presencia de los centros privados-concertados es una solución. En tal caso, ¿a qué centro, si no, deberían ir los niños del barrio con solvencia económica o sin ella?
Me apena observar cómo cuando hablamos de educación no miramos a los niños y a los jóvenes de nuestro país, miramos a intereses personales, corporativos o políticos, que generalmente muestran enfoques erróneos que tergiversan la realidad.
En declaraciones a Radio Nacional (minuto 8:45) la vicepresidenta general del PP y directora de campaña, Ana Mato, ha tenido la osadía de declarar que “los niños andaluces están en el suelo en las escuelas”.
http://www.rtve.es/noticias/20111025/ana-mato-cree-algunos-se-estan-precipitando-tras-anuncio-eta/470927.shtml
Esto son cosas que no se pueden decir sin más, de modo tan gratuito, sin que se le caiga la cara de vergüenza a esta señora, o mejor, que se vaya a su casa, porque ¿a quién va a representar? No se puede utilizar cualquier ‘argumento’, o más bien ocurrencia, para exponer una idea.
Al principio me refería a los vídeos de campaña electoral. Ahora el PSOE ha difundido un vídeo, sobre esa disyuntiva entre educación pública y educación privada, con muy poca fortuna. Cuando menos me parece una irresponsabilidad que en nada beneficia a la educación en España, ni a las pretensiones electorales, si es que con dicho vídeo se pretenden ganar algunos votos.
http://www.youtube.com/watch?v=omssLO5eVgY
La educación, por su bien y el nuestro, es mejor que quede fuera de la trifulca política.
¡Por favor, esto se tiene que parar!