viernes, 9 de enero de 2009

HERENCIA ENVENENADA PARA OBAMA


El presidente electo de EEUU, Barack Obama, ocupará el próximo día 20 el despacho oval de la Casa Blanca con una herencia envenenada, la que le ha dejado George W. Bush. Una auténtica desgracia para quien asumirá una Presidencia que ha despertado inusitadas expectativas en todo el mundo, incluso en el paralizado régimen cubano.
Muchos son los problemas que son ya una realidad: la crisis financiera que asola al mundo, la crisis inmobiliaria, la repercusión de los graves errores en política internacional –guerra de Irak, Guantánamo, el sempiterno conflicto israelí-palestino…-, el incremento del número de parados, la recesión de la economía con numerosos sectores económicos solicitando ayuda a Washington (hasta la industria porno ha querido sumarse a esta petición de ayuda del Estado benefactor).
Ésta es la consecuencia de la irresponsable y nefasta gestión de un presidente y su cohorte de neoliberales que ha terminado contaminando a todo el planeta.
Se necesitará tiempo para enmendar tanto desatino. Lo peor es que una sociedad acostumbrada a la inmediatez seguramente terminará por impacientarse cuando las soluciones se retrasen por mor de la complejidad de algunas de las soluciones.
Y luego viene, según se dice, el ‘pitoniso’ Aznar a decir que Obama es un mero ‘exostismo histórico’ que llevará al desastre económico. ¿Más ruina de la que ha dejado su amigo George? ¡Habrase visto semejante atrevimiento!