jueves, 9 de febrero de 2012

CAMBIO DE CABALLO A MITAD DE CARRERA

Hoy he desayunado con la noticia de que se ha cambiado el temario de las oposiciones de acceso a la función pública docente. Luego, continuando mi tarea, he visitando una clase de infantil de tres años, donde tenía que evaluar a su maestra. Pero antes me he pasado por cada grupo de niños para preguntarles su nombre. Por cierto, al final de la sesión de trabajo les tocaba la merienda. Todos a lavarse las manos, a recoger su mochila y a tomarse la pieza de fruta (hoy tocaba fruta) en su mesa. Me han parecido adorables.
Decía yo en La educación que pudo ser que en esto de la educación tenemos la costumbre de cambiar de caballo a mitad de la carrera. Aunque lo decía en el sentido de que cambiamos de enfoques con demasiada frecuencia, a veces de manera poco reflexiva, la alusión ‘carreril’ de ahora cabría aplicársela a la decisión que ha adoptado el sobredimensionado y atareado Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Acaso sea una consecuencia de su trajín no haber reflexionado debidamente lo que significa este cambio de temario.
¿Qué le habrá llevado al superministro del ramo a tal decisión? ¿Acaso la búsqueda de un beneficio para los opositores?, se me antoja que no. ¿Darles en las narices a los que hasta ahora venían gobernando, como diciendo ahora nosotros somos los que mandamos y hacemos lo que queremos?, esto se aproxima más a la razón práctica de las cosas, aunque tengo poco de práctica y sí mucho de inoportuna.
A nuestros opositores que preparan oposiciones a maestros y profesores de secundaria desde el mes de septiembre les han cambiado el caballo a mitad de carrera. Y les han fastidiado, mucho o poco, pero les han fastidiado su plan de preparación. Tal vez a muchos no les ocasionará un gran perjuicio, por la cierta continuidad y coincidencia que hay siempre en los contenidos, pero han roto planes y esquemas de trabajo a buen seguro. Esto que se ha hecho no parece muy serio, digo yo, más bien parece que se haya jugado con la confianza de la gente. Se da a entender, más bien, que lo que existe es un afán de revancha política. Y volvemos entonces a utilizar la educación como arma arrojadiza entre partidos políticos.
Como en noviembre el partido socialista sacaba adelante los temarios que ahora se han derogado a pocos días del a elecciones generales, llegan ahora los populares y ni cortos ni perezosos (quizá algo cortos de miras pero bastante poco perezosos por la diligencia que se han dado) y cambian los temarios cuando ya hay quien lleva varios meses de preparación. Poco raciocinio e inteligencia, y sí mucha bravuconería y revanchismo como se estila lamentablemente en política.
El ministro monta el desaguisado y le contesta el consejero de Educación de Andalucía (que no es que no pueda replicarle, pero mejor con otro criterio), entrando al trapo: dice algo así como que esto lo hacen para seguir con la política de recortes. Aquí lo importante es el perjuicio para los opositores, el argumento de los recortes sobra en esta ocasión. Una vez más la educación en manos de los intereses políticos. Manoseada, vilipendiada, desconsiderada, utilizada sin escrúpulos, y muchas cosas más.
Aquí lo único que nos preocupa es el daño que se ocasiona a la educación y a los opositores. No nos interesa la refriega política ni los réditos políticos que algunos pretendan extraer con las medidas o con las críticas. Sólo nos interesa la educación.
En esta visita a la clase de infantil de tres años, mientras yo revisaba unos documentos de la maestra, los alumnos han venido a visitarme a mi ubicación donde me había sentado (un pupitre y una silla de infantiles de tres años, auténticas miniaturas) para preguntarme, decirme, pedir ayuda, han venido un sinfín de veces. Luego me he despedido de ellos, y al salir algunos se me acercaban dándome un beso. Menuda satisfacción he sentido.
¡Y luego vamos a maltratar esta profesión desde sus primeros balbuceos!

4 comentarios:

m38 dijo...

Nadie se explica los motivos de este cambio de temario. No lo sabe ni explicar el propio ministro, dando argumentos poco convincentes.Como muy bien dicen, esto tiene más pinta de una cacicada que de otra cosa.

m38 dijo...

Numerosos opositores pensarán como éste.

http://www.youtube.com/watch?v=uX68JxBbYhU&noredirect=1

Antonio dijo...

Comparto la indignación de los opositores. Bastante tienen muchos jóvenes con vivir para opositar.
Por lo menos que nos les muevan tanto la silla.

Serafín dijo...

Buenos días Antonio:

Para cuando un pacto por la educación, aún pendiente y sine die. Para cuando políticos de largo plazo. España se sumerge en el "Estado del malestar".

Sigamos confiando en la profesionalidad de maestros/as y profesores/as.

Un saludo